Nosotros

...y para que están los amigos

Carlos nació en Viana do Bolo, en Orense, de Muros son Guillermo y Rubén; se conocieron en Santiago y los unió la vida universitaria y la gastronomía. Muchos años en el extranjero llenaron sus mochilas y sus estómagos de experiencias que años más tarde se confabularon para dar a luz al Cera 23.

 

La idea era clara, ofrecer lo mejor de su tierra: la calidad y la honestidad en la materia prima y un casi exagerado concepto de la hospitalidad, de la búsqueda de la felicidad del invitado.
Aquellas paredes de piedra de un edificio centenario se les antojaron el lugar perfecto para llevar a cabo su proyecto.

 

Que a aquella calle escondida en el Raval apenas la conociesen ni los propios vecinos parecía un hermoso reto.

 

Con la ayuda de muchos y muy buenos amigos, armados con brochas, martillos y alegría comenzaron a darle forma a su sueño. Pocos meses después, el 14 de Julio del 201, el Cera abría sus puertas.

 

El Raval ha cambiado mucho en estos últimos años, entre sus enrevesadas callejuelas proliferan templos gastronómicos que cualquier amante de la buena mesa debe probar. El Cera 23 sin duda destaca entre ellos.

 

Ven a conocerlo, posiblemente volverás.

Pocos barrios tienen tanto encanto como el Raval, con su aspecto degradado donde conviven exclusivos restaurantes con puestos de comida rápida de lo más sencilla.
Puede que muchos considerasen hace unos pocos años, que montar un negocio aquí era arriesgado por el pasado marginal y empobrecido de la zona.

 

Hoy todo ha cambiado, y sitios como el Cera 23 lo han hecho posible. El Raval oculta entre sus callejuelas enrevesadas templos gastronómicos que merece la pena probar. Es un barrio multicultural y lleno de vida, donde es imposible aburrirse.

Enamorados del Raval Barcelonés

Pasear por los mercadillos de la Rambla, hacerse una foto con el gato de Botero, pasar la tarde entre los libros de un café literario o saborear unos buenos cócteles nocturnos.

 

No hace falta salir de este barrio de Barcelona, que tiene todo lo necesario para disfrutar de la vida.